La Enoteca

Albet i Noya

Pioneros en viñedos y vinos ecológicos. Albet i Noya, pioneros en vinos de cultivo ecológico desde 1978. Nadie dijo que fuera fácil. De hecho, muchos creían que era imposible, pero con ganas, constancia, atrevimiento, un puntito de locura, creatividad y respeto hacia todo lo que nos rodea, hemos llegado hasta aquí. Y no pararemos.

La aventura continúa…

En 1903, durante la crisis de la filoxera, nuestro tatarabuelo, Joan Albet i Rovirosa, llegó al Penedès y se puso a trabajar los viñedos de la Finca de Can Vendrell de la Codina, en Sant Pau de Ordal. Y aquí se quedó. Durante cuatro generaciones, la familia Albet fuimos los aparceros de Can Vendrell y cultivamos, mimamos y vimos crecer las viñas que ahora son protagonistas de nuestros vinos.

Pero con esto no teníamos suficiente y, a finales de los años 70, la oportunidad pasó por delante de nuestra casa e, inquietos por naturaleza, decidimos cogerla al vuelo. En 1978, una empresa danesa visitó el Penedès en busca de un viticultor ecológico. Nadie había oído hablar nunca de vinos ecológicos. Nadie los hacía. Pero la curiosidad pudo con nosotros y fue así como empezamos la aventura.

Junto a Sant Pau d’Ordal, en la finca Can Vendrell de la Codina, tenemos nuestra bodega modernista diseñada por Josep Maria Pericàs en 1925. En los últimos años, en Albet i Noya hemos ido ampliando y modernizando las instalaciones con la bodega de Xapallà, levantada en 2004, donde embotellamos y hacemos la crianza de los vinos tintos; y el Celler de l’Era, equipado con la tecnología más puntera y respetuosa y donde se elabora, exclusivamente y por separado, la gama más alta de Albet i Noya. También hemos ido adquiriendo nuevos viñedos como la Finca de Can Milà de la Roca, en Lavern, o la finca de Can Simó, en la zona de Mediona.

La casa principal, que data de 1872, es la recepción, tienda y punto de encuentro de todos nuestros visitantes. Disponemos de un majestuoso salón con capacidad de hasta 50 personas y un jardín con vistas privilegiadas para celebrar catas, comidas y todo tipo de eventos. Anexo a esta casa, encontramos también la antigua masía de los aparceros, que ahora es nuestra oficina, y que está documentada del 1400. Nuestro objetivo es que te sientas siempre como en casa porque, cuando estás aquí, tú también formas parte de nuestra aventura.

Para los amantes del arte, es visita obligada La escalera del vino, una obra magna del artista Joan Raven (Vilafranca, 1963) que preside la escalera de nuestra casa solariega a lo largo de sus cuatro pisos. Una fiel representación, con algunos toques oníricos, del ciclo vegetativo de la vid y de todo el proceso de elaboración del vino. Desde la tierra, su origen, hasta el disfrute y el estallido final.

La pasión detrás de los vinos. Como ocurre con nuestros vinos, las personas que forman parte de la gran familia Albet i Noya tienen un “no sé qué” que las hace diferentes, únicas y especiales. Tal es el ADN aventurero que nos une y esta pasión por la viticultura lo que hace que disfrutemos de nuestro trabajo cada día, haciendo que el ecosistema interno fluya con la misma naturaleza que el externo… En definitiva, aquí amamos lo que hacemos con el corazón y la conciencia.

¿Qué más podemos pedir?







 
 

Publicación vista 8 veces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: